image

image

Ay que matizar que a este modelo no se le llama
Skyline, porque a diferencia de los míticos Skyline
GT-R, este no deriva de un Skyline (sedan). A pesar
de esto cuando se empezó a diseñar si que tenia
que ser “oficialmente” el nuvo miembro de la saga
Skyline. Pero Nissan por moivos comerciales
decidio prescindir del nombre Skyline para pasar a
llamarlo GT-R a secas. De manera que el nuevo
Nissan GT-R R35 es un coche totalmente diferente
y que no tiene nada que ver con el Skyline o
Infinity G35/G37.
El GTR 35 es un autentico prodigio de la técnica y
el diseño, una muestra más de lo que son capaces
los Japoneses cuando se ponen en serio. Un
motor V6 de 3.8 litros biturbo que rinde la friolera
de 480 cv, un cambio secuencial con doble
embrague que cambia en 0,02 segundos, un
sistema de tracción integral inteligente 4WD.

Gran parte de la magia del nuevo GT-R reside en
sus entrañas, su motor. Los motores son
fabricados a mano en Yokohama, en una sala
hermética en la que se controla la temperatura y la
presencia de partículas de polvo para garantizar
que todos los componentes se ensamblan al
mismo nivel de expansión térmica. Un solo
artesano ensambla cada motor desde el principio
hasta el final.

Cuando llegó la hora de poner a prueba el nuevo
GT-R, el equipo de Nissan decidió hacerlo en los
circuitos más exigentes del mundo. A pesar de que
haber sido puesto a prueba en el circuito
norteamericano de Laguna Seca, donde supero
con éxito el reto que suponía la temida curva
doble conocida como “el Sacacorchos”, donde
realmente se puso a punto fue en Nürburgring. El
antiguo circuito de Nurburgring, también conocido
como el “Anillo” o “el Infierno Verde” es un
circuito que se diseño en 1920. Esta ubicado en
medio de un bosque en el centro de Alemania, la
pista a penas tiene escapatorias y esta llena de
desniveles. El asfalto esta gastado y bacheado. Se
eligió este circuito porque se considera el más
duro del mundo y porque la pista es como una
carretera convencional con baches y desniveles,
así no es necesario simular esas condiciones para
poner a punto el coche. A pesar de haber nacido
en Japón, podemos considerar Nürburg como la
casa del GT-R R35.

El nuevo GT-R se ha convertido en un coche casi
imbatible tanto en circuito como en carretera,
supera en prestaciones a muchos de sus rivales y
es mucho más asequible económicamente.
Además resulta fácil de conducir incluso en
condiciones climáticas adversas. Su diseño permite
usarlo como coche de uso cotidiano para viajar
con la familia o ir de compras y también usarlo
como un superdeportivo en un track day.

Y todo esto es solo el principio, es muy probable
que Nissan vaya sacando nuevas versiones
mejoradas y más radicales. Además su predecesor
el GT-R 34 fue uno de los coches favoritos de los
preparadores nippones, llegando las
preparaciones a superar los 1000 cv de potencia
en algunos casos. A ver que consiguen con el GT-R
R35.
Godzilla ha vuelto y viene pisando fuerte

Anuncios